lunes, 31 de octubre de 2011

AITOR CUERVO TABOADA


A MI AMIGO AITOR CUERVO TABOADA


Despojo de lo comercial,

de la guerra su guerrero,

traza eterna de la lucha

del campesino y el obrero.


Flor del infinito mayo,

voz del incansable pueblo,

esperanza que da caudal

a las lagrimas de los sueños.


Esquina de la noche,

interrogatorio del verso,

camarada en el derroche

de la vida por exceso.


Tricolor la musa,

con pluma de hoz,

de martillo la tinta

con la que golpea Aitor.


Igualdad por latido,

justicia por pétalo,

por meta la conciencia

del corazón capitalizado.


Lazos del pasado,

un intento de mañana,

el alba vestido de grana.


No llaman las trincheras,

amigo camarada.

miércoles, 26 de octubre de 2011

AHORA TE NECESITO


En una lágrima

se visten los charcos,

silencio por canto,

herida ausente

de la futura cura,


pleno dictatorial,

salvadores que se evaporan

en el índice

de la mediocridad,


una cámara opaca,

un espejo de la verdad,

no caya la voz de mayo

en la tormenta otoñal,


coalición mal vestida

por la falda del mar,

de tercera a regional,

la esperanza es vela

de quien la pueda pagar,


malsonantes notas

desfilan sin más,

un latido de piedra,

puñal de alambre,

hambre de soñar,


te quería antes,

ahora te necesito,

amor de día,

musa de noche,

estación de la tarde,


de Carboneras amante,

golpeo mientras te lloro

a la sombra del aire.

jueves, 20 de octubre de 2011

LLEGAR AL OLVIDO

LLEGAR AL OLVIDO

Solo quiero cuando escribo

llegar a la estación del olvido;


al arquitecto de la luna,

a la tertulia del amor,

al príncipe deshojado

en los restos del corazón.


Al Baile con la madrugada,

al triangulo del perdón,

al encargo por engaño

de la compañía del calor.


Ser un príncipe sin corona,

un solo de saxofón,

apagar las luces rojas

de la nota desolación.


Ser la guía de la soledad,

la fiebre sin calentón,

la estación de la prisa,

agüita con paracetamol.


La gris raíz de una margarita,

la tacita del dolor,

el charco de media lágrima

donde siempre nado yo.